pondicherry

Recordando Pondicherry con amor

Eran poco más de las 7 de la mañana, los más madrugadores se fueron a la calle a pasear y los vendedores de verduras ya habían expuesto las verduras frescas en los mostradores. Por la mañana corría una fuerte brisa que rozaba suavemente mi cara. Mientras tanto, avanzando con tranquilidad, monté en mi bicicleta de estilo vintage y de lindo color por las calles vacías de Pondicherry, ahora conocido como Punducherry.

Empecé por los barrios musulmanes en Ville Noire o “ciudad negra”, lo que habría sido muy difícil de visitar mientras la ciudad estaba despierta y los coches circulaban por los hermosos caminos de Pondicherry. Ya había cruzado los templos e iglesias cuando la ciudad todavía dormía. Había contratado un guía para que estuviese junto a mí,  me mostrara las cosas que estaban alrededor y me explicara toda la historia de los lugares que acabábamos de cruzar.

Después de una parada en una tienda de refrescos, nos fuimos al otro lado del pueblo, Ville Blanche o “la ciudad blanca”. Al cruzar los barrios franceses, no pude dejar de notar lo mucho que esta ciudad fue influenciada por la cultura francesa, con todas los señales escritas en francés, ¡estaba muy contento de tener un guía acompañándome!

El plano de la ciudad se basaba en el modelo de redes francesas y las características calles perpendiculares. En el barrio francés, los edificios eran típicamente de estilo colonial, compuestas por calles largas y majestuosos muros. El barrio indio consistía en casas llenas de terrazas con grandes puertas y rejas. Este estilo de casas indo – francés se conserva incluso después de la destrucción gracias a una organización llamada INTACH. Era como si estuviera viajando en el tiempo a través del contraste de culturas.

Era mi cuarto día en Pondicherry, y nunca había visto así la ciudad. Me sentí como si fuera mi último día. Durante una parte del día, la belleza de la ciudad se inundaba con un frío ambiente.

Eran casi las 10 y las carreteras se habían empezado a llenar de nuevo. Aunque todavía se podía andar en bicicleta durante las horas más concurridas, opté por poner fin a nuestra maravillosa experiencia. Nos detuvimos en una cafetería de la zona para tomar el desayuno, el menú en francés era bastante entretenido. Preguntamos y nos enteramos de que el propietario fue un ciudadano de Francia que tenía pasaporte francés. En el momento de la entrega de Pondicherry a la India en 1954, a los residentes se les dio la opción de continuar siendo franceses o convertirse en ciudadanos indios. Aquellos con pasaporte francés, eligieron la ciudadanía francesa.

Me senté en el café a disfrutar de mi desayuno, estaba un poco cansado después de las largas horas de ciclismo. La belleza de esta ciudad era realmente un contraste de culturas.

Recordando Pondicherry con amor
Parallels and Meridians

About the Author

By hemantk / Administrator, bbp_keymaster

Follow hemantk
on Feb 29, 2016

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *